¿Puedes contar con Dios?